Endoscopía Terapéutica de Vías Digestivas

La endoscopía terapéutica es un conjunto de técnicas endoscópicas en las que se realizan maniobras que permiten curar algunas lesiones de forma definitiva o bien paliar otras para mejorar la calidad de vida y el pronóstico del paciente. La utilidad de la endoscopia terapéutica es amplia. Con ella se pueden realizar actuaciones que antaño precisaban de una intervención quirúrgica, disminuyendo los riesgos, las molestias y el tiempo de permanencia del paciente en el hospital.

  • Polipectomía: mediante esta técnica se pueden extirpar, casi siempre de forma definitiva, pólipos benignos y algunos malignos del intestino grueso, estomago, esófago, y algunos tramos del intestino delgado.
  • Técnicas hemostáticas: sirven para controlar hemorragias del tubo digestivo inyectando sustancias, electrocoagulando o colocando dispositivos especiales que cierran el punto de sangrado.
  • Extracción de cuerpos extraños: se pueden extraer cuerpos extraños ingeridos y que suponen un peligro para la persona.
  • Tratamiento de hemorroides: algunas hemorroides pueden tratarse bien inyectando sustancias que las trombosen o bien cerrándolas mediante la colocación de unos anillos de goma.
  • Colangiopancreatografía retrograda endoscópica: con esta técnica más especializada de endoscopía terapéutica se pueden extraer piedras de la vía biliar y del páncreas, colocar prótesis (tubitos diminutos) o dilatar zonas obstruidas del conducto biliar o conducto pancreático y drenar pseudoquistes del páncreas.
  • Obstrucciones: en casos de obstrucción tanto benigna como maligna del esófago, estómago, duodeno y colon se puede, según el caso, dilatar, colocar próstesis o tunelizar la lesión para abrir paso.
  • Eco-endoscopía terapéutica: permite la infiltración de los nervios que conducen el dolor producido por algunas enfermedades del páncreas, logrando quitarlo por completo o disminuir la dosis de analgésicos que necesita el paciente para controlarlo. También es útil para guiar el drenaje de pseudoquistes pancreáticos. En el futuro se podrán tratar directamente algunos cánceres digestivos con fines curativos.
  • Detección Oportuna de Cáncer de Colon y Recto: El cáncer de colon y de recto es la segunda causa de muerte, aunque no debe ser así. El cáncer de colon y recto y los pólipos precancerosos no siempre causan síntomas y usted puede sentirse sano y lleno de vida y no saber que tiene un serio problema. La detección ayuda a encontrar los pólipos para eliminarlos antes de que se conviertan en cáncer. La detección oportuna es para encontrar el cáncer en sus etapas iniciales, cuando el tratamiento y curación son eficaces.

Preparación para una endoscopía

Los procedimientos que se van a realizar por la boca precisan únicamente ayunar 6 horas para conseguir que el tubo digestivo alto no contenga restos de alimentos. Los procedimientos que se van a realizar a través del ano precisan de una preparación más larga con laxantes potentes o enemas para que el intestino quede limpio de heces. Es muy conveniente no tomar medicaciones que puedan alterar la coagulación de la sangre durante 1 semana antes de la prueba, y si se están tomando por que no se pueden dejar, comunicarlo al médico que va a realizar la intervención.

Como se realiza

Una endoscopía puede realizarse con el paciente completamente consciente, sedado o dormido (anestesiado). Según el tipo de intervención a realizar, las características del paciente. Por lo norma general se intenta que las molestias sean mínimas para el paciente y habitualmente, cuando termina la sedación o la anestesia el paciente no recuerda nada de la intervención. Las molestias en general son las mismas que en la endoscopia no terapéutica salvo que en el caso de que haya que actuar terapéuticamente se suele alargar el tiempo de exploración, en algunos casos, el paciente puede quejarse de distención abdominal y/o dolor abdominal, dependiendo del aire que haya quedado atrapado dentro del intestino y de la tolerancia personal a ello, esa molestia suele ceder a las pocas horas.

Duración

El tiempo que dura la prueba es muy variable y depende del tipo de intervención en concreto. En general, el promedio de duración es de pocos minutos en los casos más sencillos, y va hasta pocas horas (excepcionalmente más de dos horas) en los más complicados. La gran mayoría de estas técnicas se realizan de forma ambulatoria.

Cuando se Utiliza

Utilizamos la endoscopia para encontrar problemas en el tracto digestivo como “esofagitis” que es la inflamación del esófago, reflujo gastro esofágico, esófago de Barret que es un trastorno que aumenta el riesgo de cáncer de esófago, hernia hiatal, ulceras y cánceres en estas partes del cuerpo.

También se hace una endoscopia para averiguar la causa de vómitos de sangre, encontrar la causa de síntomas como dolor abdominal o inflamación, dificultad para tragar, vómitos o pérdida de peso inexplicable, para determinar la causa de una infección, observar la evolución de las ulceras de estómago, el interior del estómago y del duodeno después de una cirugía.

La Endoscopia también puede hacerse para revisar lesiones del esófago por quemadura por sustancias toxicas, tomar muestras de tejido (biopsia), tratar sangrados, incluidos los causados por várices de esófago y remover objetos extraños que han sido tragados.

La endoscopia es un procedimiento que ha venido a resolver la necesidad tanto de diagnóstico como de tratamiento para muchas enfermedades del aparato digestivo y en manos expertas y instalaciones adecuadas, es un procedimiento muy seguro.

Si usted tiene algún problema como los síntomas mencionados líneas arriba, llámenos para concertar una cita y hacerle una evaluación.